No entendí como es que saltó la liebre al hombro. Fue casi mágico. Estábamos ahí, cenando, charlando, riendo normalmente, pasando un momento espléndido en el comedor de casa…y de repente, ¡sas! Saltó liebre a rasguñarme la cara.
-¿De dónde salió liebre? Yo no recuerdo haberla dejado entrar a mi vida y mucho menos a casa de mi madre ¿qué diablos hace sobre mi cara? –pensaba yo estúpidamente en lugar de aventarla a la pared mas cercana.
- ¡Te dije, te dije que no la dejaras entrar! – gritabas tú en lugar de acuchillarla y matarla de una buena vez.
Y liebre se dio gusto sobre mi cara rasguñándome con tus recuerdos hasta que se hartó y se fue.
Paralizados, vimos como se escondió mitad en ti y mitad en mí. Y con mi cara escurriendo sangre, observé que te había salpicado en la camisa, pero ahora reflexiono y creo que te alcanzó a rasguñar un poquito el corazón.

Hoy en la mañana, liebre me despertó. No sé cómo correrla. Estoy asustada pues en cualquier momento puede echárseme encima otra vez. Sé que es una pequeña liebre (de hecho, es sólo la mitad de una pequeña liebre) pero no sé qué influencias mágicas ejerza sobre otros, que me paraliza completamente. Y tampoco puedo pedirte ayuda, pues traes la otra mitad. Tengo miedo. Mucho miedo.

sábado, julio 12, 2008

3 Comments:

Hiena said...

ah como eres panchera

Adrian said...

descontextualizando: el nuevo de Girl Talk es gratis, y está bueno, y ya en contexto, ese "tengo miedo, mucho miedo" a que me recuerdaaaa, a que me recuerdaaaa...

Adrian said...

http://74.124.198.47/illegal-art.net/__girl__talk___feed__the__anima.ls___/

 
Desde la trinchera, desde mi sonido... - Wordpress Themes is proudly powered by WordPress and themed by Mukkamu Templates Novo Blogger